Efectos Agudos Y Retrasados Del Entrenamiento De Fuerza En La Velocidad De Bolas Y La Precision En La Competencia Joven Jugadores De Tenis

Resumen Este estudio tuvo como objetivo investigar los efectos agudos y retardados de los lanzamientos de bolas de medicina y entrenamiento de resistencia en la velocidad de bolas y precisión del servicio, la mano y la espalda en jóvenes jugadores de tenis de competición. Se utilizó un diseño cruzado-randomizado con 10 jugadores de tenis de competición (6 niñas y 4 niños entre 14 y 18 años). Los sujetos realizaron 6 sesiones de prueba de trazo, 3 para cada protocolo de fuerza. La velocidad y exactitud de los golpes se midieron antes (escola básica), 3 minutos, 24 y 48 horas después del protocolo. El protocolo de lanzamientos de bolas de medicina se realizó mediante la realización de 3 juegos de 6 repeticiones utilizando una bola de 2 kg, tirando a velocidad máxima. El protocolo de entrenamiento de resistencia se realizó mediante la realización de 3 juegos de 6 repeticiones al 75% de una repetición máxima, levantando la carga a la velocidad máxima de la prensa de banco, el ascensor muerto, una fila de mano y media escuadra. No hubo diferencias significativas (p √≥ 0,05) en todos los golpes, en cuanto a la velocidad y exactitud de la bola después de cada método y cada tiempo de recuperación, en comparación con la situación basal. Estos resultados sugieren que los lanzamientos de bolas de medicina y los métodos de entrenamiento de resistencia no tienen efectos perjudiciales agudos y retardados en la velocidad y precisión de la carrera en los jóvenes jugadores de tenis de competición. Citación: Terraza-Rebollo M, Baiget E (2021) Efectos agudos y retardados de entrenamiento de fuerza en velocidad y precisión de bolas en jóvenes jugadores de tenis de competición. PLoS ONE 16(12): e . /10.1371/journal.pone. Editor: Jeremy P. Loenneke, Universidad de Mississippi, Estados Unidos

Recibido: 19 de marzo de 2021; Aceptado: 9 de noviembre de 2021; Publicado: 9 de diciembre, Copyright: © 2021 Terraza-Rebollo, Baiget. Se trata de un artículo de acceso abierto distribuido bajo los términos de la Licencia Creative Commons, que permite el arnold schwarzenegger uso de esteroides, distribución y reproducción sin restricciones en cualquier medio, siempre que el autor original y la fuente sean acreditados.

Disponibilidad de datos: Todos los datos relevantes están dentro del manuscrito.

Financiación: Los autores no recibieron financiación específica para este trabajo.

Competing interests: Los autores han declarado que no existen intereses competidores.

Introducción En el tenis, como muchos deportes, el entrenamiento de fuerza es esencial para un alto rendimiento de tenis, no sólo para desarrollar fuerza y poder, sino también para prevenir lesiones [1–3]. Debido a la importancia de la velocidad de la bola en el partido de resultado y el aumento de ella en el juego moderno [4, 5], la fuerza debe ser entrenado para mejorarlo [4, 6]. La capacidad de producir una alta velocidad de bolas es un punto clave para el rendimiento de los jugadores de tenis [7, 8], porque el servicio ha sido positivamente correlacionado con la proporción de puntos ganados [9] y la velocidad de bola de horca de antemano y de espalda parece ser el factor determinante que separa elite de los jugadores de tenis sub-elite [10]. Además de la velocidad de bola, la precisión es importante en un juego exitoso [2, 5], incluso una velocidad de bola más alta y la precisión de antemano se ha asociado con una experiencia más alta de los jugadores [11]. Aunque se ha observado una correlación negativa entre la velocidad de servicio y la proporción de servicio que se encuentran en [9], se requiere una alta velocidad de bola y una alta precisión para el mejor rendimiento, como consecuencia, evaluar ambos es importante para la evaluación de golpes. Para lograr un golpe efectivo que implica una velocidad y precisión de bola adecuada, una cadena cinética sincronizada es esencial [2, 3, 5], incluyendo fuerzas de reacción terrestre que se transfieren a través de los pies, las piernas, el tronco, el cuerpo superior, y finalmente a la raqueta [3] utilizando el ciclo de estiramiento-hortening en los músculos principales [2]. Por lo tanto, mejorar la potencia es un punto clave en el entrenamiento de tenis de acondicionamiento [3]. Varios estudios recomiendan botas de medicina (MB) y métodos de entrenamiento de resistencia (RT) para aumentar la velocidad de bolas en tenis [1–3, 6, 12] o deportes de sobremesa [13, 14]. A pesar de ser dos métodos comunes en entrenamiento de fuerza de tenis, que han mostrado mejoras en las trazos de tenis cuando se entrenaron de 6 a 8 semanas [4, 5, 12] sus efectos agudos y retardados en la velocidad de bolas y la precisión en los jugadores de tenis de competición no habían sido investigados hasta ahora. En relación con los efectos agudos, no se han observado efectos de potenciación post-activación en el tenis sirven velocidad y precisión realizando entrenamiento complejo utilizando MB [15] o RT [16]. Para nuestro conocimiento, no se han investigado más estudios sobre los efectos agudos de la formación de fuerza en el rendimiento del tenis de trazo y no se han encontrado estudios sobre los efectos agudos y retardados. Aunque los efectos agudos y retardados después de una formación de fuerza máxima y explosiva no han sido ampliamente investigados en el tenis, parece que una pérdida máxima de fuerza y tasa de desarrollo de la fuerza (RFD) en contracciones isométricas y dinámicas aparece después de un estímulo de fuerza explosiva o máxima del 40% al 100% 1RM (máximo de repetición) causado por fatiga central y periférica [17-19]. Por lo tanto, una velocidad de bola y un deterioro de precisión después de una sesión de entrenamiento de fuerza podría ser posible. Estos efectos podrían ser alterados por varias variables que establecen el estímulo de entrenamiento, como el tipo de ejercicio y el orden, conjuntos y número de repeticiones, duración de descanso, carga y movimiento de velocidad [20]. Por lo tanto, el objetivo de este estudio fue investigar los efectos agudos y retardados de RT y MB en la velocidad y precisión de la bola de trazo en los jóvenes jugadores de tenis de competición. Nuestra hipótesis de trabajo era que RT y MB podrían perjudicar la velocidad esteroides constructores de músculo la bola, pero no tendría ningún efecto, o sólo una ligera disminución, en la precisión, y que estos impedimentos podrían recuperarse después de 24 o 48 horas. Además, RT puede causar una mayor disminución de la velocidad y precisión de la bola debido a la poderosa naturaleza de los trazos de tenis, las cargas más altas utilizadas y probablemente debido al tiempo más alto bajo tensión. Materiales y métodos Participantes Diez jugadores de tenis de competición (6 niñas y 4 niños) entre 14 y 18 años de edad y con al menos 4 años de experiencia en entrenamiento de tenis de competición participaron en esta investigación (tabla 1). Durante los dos meses anteriores, todos los sujetos practicaron entre 17,5 y 26 horas por semana (24,3 ± 3,6 horas), realizando entre 10 y 17,5 horas (1,0 ± 3,1 horas) de entrenamiento específico de tenis (destrezas técnicas-tácticas a bordo) y entre 7,5 y 8,5 horas (8,3 ± 0,4 horas) de entrenamiento de fitness. Todos los sujetos tenían más de 4 años de experiencia en entrenamiento de tenis de competición, no practicaban otro deporte competitivo, no habían sido heridos en los últimos seis meses, conocían los ejercicios de entrenamiento de fuerza básica, y no participaron en otro programa específico de entrenamiento de fuerza durante la investigación. Todos los participantes se ofrecieron como voluntarios para participar en el estudio y se les informó previamente de sus objetivos, métodos y posibles riesgos. Los sujetos o sus tutores esteroides legales reddit para menores firmaron un documento de consentimiento informado antes de iniciar el estudio. Este estudio fue diseñado de acuerdo con la Declaración de Helsinki de 1975, revisada en 2008, y el Comité de Ética de Investigación de la Universidad de Vic-Universidad Central de Cataluña aprobó el protocolo (referencia 21/2017). Este tamaño de muestra fue justificado por el análisis de potencia a priori (utilizando la versión 3.1.9.5 de GPower, Universidad de Dusseldorf, Dusseldorf, Alemania) introduciendo los siguientes parámetros: índice de tamaño de efecto (0.40) suponiendo un gran eta parcial (0.14), probabilidad de error α (0.05), potencia (0.95), número de grupos (1) y mediciones (8), que dio lugar a un tamaño de muestra de 10 sujetos. Diseño de estudio Se utilizó un diseño cruzado-randomizado para investigar los efectos agudos (3 min) y retardados (24 y 48 h post-entrenamiento) de dos protocolos de fuerza diferentes (MB y RT) sobre velocidad y precisión de bolas en jugadores de tenis jóvenes en competición fuera de temporada (del 8 de enero al 14 de febrero). Los sujetos participaron en 1 sesión de familiarización, 1 sesión de prueba de fuerza (prueba de fuerza máxima y prueba antropométrica) y 6 sesiones de prueba de golpes que realizan 8 pruebas de trazo (4 para cada protocolo de fuerza: Prueba de situación de la base, Post, Post24 y Post48) (Fig 1). Cada protocolo de entrenamiento de fuerza fue separado por 7 días. En el primer día de cada protocolo de fuerza, los participantes completaron uno de ambos protocolos en orden aleatorizado. Se midieron pruebas de velocidad y precisión de la mano y de la espalda antes de (la situación básica), 3 min (Post), 24 (Post24) y 48 (Post48) horas después del protocolo de fuerza. Las pruebas se realizaron en dos microciclos fuera de temporada. Fig 1. Cronología de diseño de estudio. MB = lanzamientos de bolas medicinales; RT = entrenamiento de resistencia; BP = prensa de banco; HS = media escuadra; DL = ascensor muerto; ROW DOM = fila de mano dominante; ROW NON DOM = fila de mano no dominante; S = servicio; FH = mano fuerte; BH = mano trasera. /10.1371/journal.pone. .g001 Procedimientos Una semana antes de la intervención, se pidió a los participantes que asistieran a una sesión de familiarización donde entregaron el consentimiento informado, se explicó el protocolo de estudio y se les dio instrucciones de cómo realizar los ejercicios en forma adecuada. Al día siguiente, los sujetos completaron la prueba antropométrica (masa y altura del cuerpo) y la prueba de fuerza máxima de 5 repeticiones (5RM) (sesión de prueba de fuerza), la prensa de banco de barbell, ascensor muerto de barbell, muñeco dominante una fila del brazo y muñeco no dominante una fila del brazo, y barbell media cuadra (tabla 1). La ecuación de Brzycki se utilizó para calcular el 1RM [21]: 1RM = 100 * repetición de carga / (102.78–2.78 * rep). La prueba de fuerza de estimación por 5RM fue elegida delante de la prueba 1RM porque los sujetos estaban familiarizados con ella, hay un riesgo potencialmente menor de lesión muscular y tiene una preparación más fácil de los participantes [22]. En el día de prueba, los sujetos comenzaron con un protocolo de calentamiento que incluía 10 minutos de actividades generales de calentamiento (recogida, esquiamiento, movilidad dinámica y estiramiento dinámico) y 10 minutos de calentamiento específico para el tenis (ejercicio con tubo elástico para el cuerpo superior, 10 servicios dinámicos, faldas e imitaciones de mano trasera, cinco minutos de simulación de tomas de base y 10 calentadores). Luego, se realizó la prueba de situación basal. Después de 3 minutos, se cumplió uno de ambos protocolos de entrenamiento de fuerza (MB o RT). Una vez terminado, y después de 3 minutos, el Post-Test se hizo para determinar los efectos agudos (Post). Al día siguiente, cumplieron el calentamiento y 3 minutos más tarde, se realizó la prueba post 24 h (Post24). Después de dos días, se siguió el mismo procedimiento con la prueba post 48 h (Post48). Post24 y Post48 se realizaron para determinar los efectos retardados (Fig 1). Durante las sesiones de prueba de trazo, se permitió a los sujetos beber agua ad libitum. Sin embargo, no se permitía ninguna suplementación. Medidas La prueba de trazo consistía en evaluar la velocidad máxima de la bola y la precisión de 12 juegos planos (6 a cada lado), 10 manos y 10 espaldas crosscourt (Fig 1), descansando 20 segundos entre los servicios, 10 segundos entre las manos delanteras y las manos traseras y 2 minutos entre los conjuntos para evitar la fatiga neuromuscular. Se alentó constantemente a los participantes a golpear la pelota a la velocidad máxima y a la alta precisión. No se dio más información sobre el movimiento y no se dieron comentarios sobre el rendimiento durante el set, pero cuando el conjunto fue terminado los temas fueron informados sobre la velocidad y exactitud alcanzadas. Para el análisis se utilizó una velocidad pico media de bola y una precisión media de puntuación. Sólo los golpes que estaban “en” fueron registrados para el análisis de velocidad. Las pruebas se realizaron al mismo tiempo del día por razones de fiabilidad y para controlar la variación circadiana. Además, los sujetos fueron instruidos a utilizar la misma raqueta, cuerdas y tensión de cuerda para realizar las diferentes pruebas. Los sujetos fueron obligados a abstenerse de realizar cualquier ejercicio de alta intensidad el día anterior a cada día de prueba. Todas las pruebas se realizaron en una pista de tenis de arcilla al aire libre. Un arma de radar (SR3600; Sports-radar, Homosassa, FL) se utilizó para medir la velocidad máxima de la bola y se colocó en la línea del desplazamiento de la bola. Para realizar la prueba de antemano y de espalda, las bolas fueron lanzadas por una máquina de bolas (Lobster Elite V, Lobster Sports, Inc., North Hollywood, CA) a la media de 73.3 ± 1,2 km·h-1 sin efecto rotatorio y a un período de diez segundos por bola (6 tiros·min-1). La Federación Internacional de Tenis aprobó bolas (Head ATP, España) y fueron nuevas en cada sesión de pruebas. Para evaluar la exactitud de los golpes, Pialoux et al. [23] diseño de rendimiento de trazo (Fig 2): Servir (S): S1 zona (0,5m*0,5m) 5 puntos; S2 zona (1m*1m) 3 puntos; resto del cuadro de servicio 1 punto. Bola de rebote fuera de la caja de servicio 0 puntos. Disparos de línea de base, de antemano (FH) y de espalda (BH): zona FH1 o BH1 (1m*1m) 5 puntos; zona FH2 o BH2 (2m*2m) 4 puntos; zona FH3 o BH3 (3m*3m) 3 puntos; zona FH4 o BH4 (4m*4m) 2 puntos; resto del tribunal 1 punto. Bola de rebote de un solo tribunal 0 puntos. Fig 2. Prueba de rendimiento de los golpes [23]. S = servicio; FH = mano delantera; BH = mano trasera. S1 y S2: área de destino para el servicio; FH1, FH2, FH3 y FH4: Zona de destino para el frente; BH1, BH2, BH3 y BH4: Zona de destino para la parte posterior; FHSA: área de impacto de accidentes cerebrovasculares directos; BHSA: área de impacto de golpes de espalda. Línea continua: Serve trayectoria; línea de puntos: Trayectoria de la mano; línea de la salmuera: Trayectoria de la espalda. /10.1371/journal.pone. .g002 La fiabilidad de prueba era buena para las velocidades de trazo (serve: coeficiente de correlación intraclase [ICC] = 0.967; de antemano: ICC = 0.810; de espalda: ICC = 0.904), limitado para la exactitud de los casquillos (antes: ICC = 0.468; de espalda: ICC = 0.467) y pobre para la exactitud de los servicios (ICC = 0.275). Protocolos Ambos protocolos de fuerza se muestran en la Tabla 2. Se realizó el entrenamiento de velocidad máxima prevista para inducir mayores ganancias de fuerza [20]. Los ejercicios en ambos métodos utilizaron los músculos principales involucrados en las trazos de cadena cinética [1, 2]. El protocolo para el MB fue diseñado siguiendo las directrices de Cardoso [1], Fernández-Fernández et al. [6] y Terraza-Rebollo et al. [12]. De acuerdo con estas directrices, los sujetos realizaron 3 conjuntos de 6 repeticiones de los ejercicios mostrados en la tabla 2 con una bola de medicina de 2 kg. La duración del descanso fue de 1 minuto entre sets y 3 minutos entre rondas. El volumen total de MB fue de 144 repeticiones en 24 sets, con un tonelaje total de sesión de 288 kg (21 conjuntos contando sólo un lado de un brazo de sobrecarga hacia adelante). En el caso del protocolo RT, Cardoso [1], Faigenbaum et al. [24] y Terraza-Rebollo et al. [12] pautas fueron seguidas. De acuerdo con estas directrices, los sujetos realizaron 3 conjuntos no consecutivos de 6 repeticiones con el 75% 1RM a velocidad máxima prevista para la contracción concéntrico de los ejercicios mostrados en la Tabla 2. Se prescribieron repeticiones para evitar el fracaso. La duración del descanso fue de 2 minutos entre sets y 3 minutos entre rondas. El volumen total fue de 90 repeticiones en 15 conjuntos (12 conjuntos con sólo un lado de la fila de una mano), con una media de tonelaje total de sesión de 3450.6 ± 924.8 kg. Análisis estadístico Los datos descriptivos se reportaron como media ± desviación estándar. La normalidad de las distribuciones y homogeneidad de las diferencias se evaluaron con la prueba Shapiro-Wilk. La fiabilidad de la intrasección en la velocidad de servicio y la precisión se determinó utilizando una medida media de dos vías del ICC y se refieren a la variación intrasubjetiva entre 6 mediciones. Las diferencias entre la velocidad medida de la situación basal y en varios tiempos de recuperación (3 minutos [Post], 24 horas [Post24], 48 horas [Post48]) después de realizar RT y MB fueron evaluadas mediante un análisis repetido de las medidas de varianza (ANOVA), con el análisis post hoc corregido por Bonferroni. Debido al hecho de que los datos de precisión de trazo no se distribuyeron normalmente, la prueba pastillas de esteroides anabólicos Friedman se utilizó para examinar las diferencias en varias ocasiones durante la recuperación. La magnitud de las diferencias en media fue cuantificada como tamaño de efecto (ES) e interpretada de acuerdo con los criterios utilizados por Cohen [25]: 0.20 a 0.49 = pequeña; 0,50 a 0,79 = moderada; o 0,79 = grande. Los valores inferiores a 0.20 fueron llamados como triviales ya que ninguna clasificación fue atribuida por Cohen [25] a estos valores. El nivel de significado se fijó en p 0,05. Resultados La velocidad media de bola pico y la precisión, el tamaño de efecto, el cambio y porcentaje de cambios de servicio, de mano y de espalda después de que los protocolos de entrenamiento se muestran en la Tabla 3 para velocidad y Tabla 4 para la precisión. No hubo diferencias significativas en la velocidad de las bolas (MB: F3,27 = 1.076, p = 0.376, MB de antemano: F3,27 = 1.451, p = 0.250; MB de espalda: F3,27 = 1.633, p = 0.205; SC de apoyo: F3,27 = 2.847, p = 0,056; SC de antemano: F3,27 = 0.984, p = 0,78 MB Cuadro 3. Efectos agudos (Posto) y retardados (Post24 y Post48) de la formación de bolas de medicamentos (MB) y entrenamiento de resistencia (RT) sobre velocidad de bolas y cambios porcentuales correspondientes desde la base de referencia. /10.1371/journal.pone. .t003 Discusión El objetivo de este estudio fue investigar los efectos agudos (3 min) y retardados (24 y 48 h) de entrenamiento explosivo (2 kg MB) y entrenamiento de resistencia (75% 1RM) en velocidad y precisión de bolas en jóvenes jugadores de tenis de competición. Los principales resultados reportaron que MB y RT no tienen ningún efecto agudo y retardado en la velocidad y precisión de las bolas de servicio, de mano y de espalda. Por el contrario, una creencia común entre los jugadores de tenis y los entrenadores es que el entrenamiento de fuerza podría perjudicar la velocidad y la precisión de las bolas en sus efectos agudos y retardados. Aunque esta investigación no encontró ningún efecto negativo en la velocidad y precisión de las bolas de trazo en los jóvenes jugadores de tenis de competición, se ha observado una disminución de rendimiento aguda que realiza un entrenamiento de fuerza explosiva (entrenamiento plométrico o entrenamiento de resistencia al 40% 1RM) [17, 18, 26] y entrenamiento de fuerza máxima (contracción isométrica a contracción voluntaria máxima o contracciones dinámicas del 80 al 100% 1RM) [18-20, 27]. Thomas et al. [19] observó la pérdida máxima de contracción voluntaria que se realizaba de 10 x 5 repeticiones al 80% 1 RM de escuadra posterior (similar a nuestro protocolo), que podría recuperarse a las 72 horas después del entrenamiento. Además, se observó una disminución en el poder, la capacidad de repetición y la precisión de disparos en jugadores de baloncesto masculino semiprofesionales que realizaban RT pesado, pero este protocolo realizó 6 repeticiones al fracaso [28]. Sin embargo, similar a nuestro protocolo, no se han observado cambios en el salto vertical, el poder anaeróbico, o la precisión de disparos que realiza RT (5–12 repeticiones a 60–80% 1RM) en jugadores de baloncesto femeninos colegiados después de 6 horas de tiempo de recuperación [29]. Esta disparidad de resultados puede explicarse por las diferentes variables de formación realizadas en las investigaciones como volumen, intensidad y duración de reposo. En nuestra investigación los sujetos no realizaron las repeticiones al fracaso para realizar adecuadamente el entrenamiento de fuerza para los jóvenes atletas [24], y el intervalo de descanso entre conjuntos fue suficiente para evitar la fatiga neuromuscular excesiva y mantener el número de repeticiones por conjunto [24, 30]. Aunque la repetición al fracaso se utiliza comúnmente en el entrenamiento de fuerza [31], no es un aspecto crítico para mejorar la hipertrofia muscular o la fuerza [32], y podría causar un cambio muscular fenotipo a las fibras más lentas [31, 33] y un aumento del nivel de amoníaco en sangre [32, 34]. Además, la repetición del fracaso podría aumentar el tiempo necesario para la recuperación de la función neuromuscular y la homeostasis metabólica y hormonal [35]. A pesar de que esta investigación no encontró una disminución de la apoplejía del rendimiento, la fatiga neuromuscular podría ocurrir debido a que el sistema nervioso central utiliza diferentes estrategias neuromusculares para superar la fatiga con el fin de mantener el rendimiento [36]. De manera similar, durante un partido de tenis, se ha mostrado deficiencias técnicas sin ningún efecto en la velocidad y precisión de servicio [37] y ambos estables durante los partidos profesionales de cinco sets en la superficie de césped [38]. Además, durante un torneo de tenis de tres días, se encontró una disminución de las extremidades inferiores de RFD y máxima contracción voluntaria después del primer día, pero la velocidad de servicio permaneció estable hasta antes del tercer partido, y no se encontraron efectos en el salto de contramovimiento [39]. Además, se ha observado que los jugadores expertos podrían tener menos efectos perjudiciales de la fatiga en la precisión en el tenis [40] y en el tenis de mesa [41] sugiriendo la teoría de estrategias para compensar los efectos de la fatiga [36, 41]. Por lo tanto, a pesar de no medir la RFD, la actividad muscular o la máxima contracción voluntaria, podría ser hipotetizado que la fatiga neuromuscular sin efecto en la velocidad de la bola podría haber ocurrido en esta investigación, con estrategias para compensar los efectos de fatiga. Debe tenerse en cuenta que después de realizar el protocolo RT en Post, se observó una disminución de velocidad con el tamaño de efecto moderado al realizar el servicio (-2,7%) y al realizar el backhand (-2,2%). Además, con el mismo protocolo y tiempo de recuperación, se encontró una disminución de la precisión con el tamaño de efecto moderado al realizar el servicio (-17,9%). Estos resultados podrían sugerir que RT causa un deterioro mayor en el rendimiento de los accidentes cerebrovasculares y, como consecuencia, es importante tener más cuidado al aplicar el método RT, especialmente cerca de la competencia. La mala fiabilidad de servicio podría deberse a la mayor dificultad técnica de servir que a los motriz. Además, probablemente se debió a que los sujetos se le pidió que golpeara la bola a velocidad máxima, causando más variabilidad en la precisión y, por consiguiente, disminuyendo la fiabilidad. Este hecho se ha observado en el tenis [16, 42] y el lanzamiento de dardos [43], aunque hay alguna controversia porque también se ha observado una correlación positiva entre velocidad y precisión en el tenis [44]. Las principales limitaciones de la investigación fueron: que investigamos ambos sexos juntos (se ha observado diferentes efectos agudos en la formación de fuerza por género [18]); que había una baja fiabilidad en la prueba de precisión; que se estimó la manera de obtener 1RM; y que el volumen de los protocolos de formación de fuerza no se equiparaba. En cuanto al último punto, los protocolos de formación de volumen no se igualaron porque se siguieron directrices de autores comunes para diseñarlos [1, 6, 12, 24]. Otras investigaciones deberían centrarse en investigar los efectos sobre la fatiga neuromuscular y sería interesante estudiar los efectos de nuevos dispositivos de entrenamiento de fuerza como el entrenamiento isoinercial. En cuanto a las aplicaciones prácticas, se podría sugerir que estos dos métodos de entrenamiento de fuerza (RT al 75% 1RM y 2 kg MB) podrían ser útiles para entrenar la fuerza máxima y explosiva [1, 12] sin disminuir la velocidad y precisión de la bola y podrían utilizarse antes de una sesión técnica-táctica en corte o fuera de temporada, y en temporada. Es recomendable evitar las repeticiones al fracaso y realizar el movimiento a velocidad máxima prevista. Los entrenadores deben tener en cuenta que estos resultados son exclusivamente para estos métodos de capacitación y se estimó 1RM. Conclusión En general, los resultados de la investigación actual indican que MB y RT, evitando la repetición del fracaso y al máximo la ejecución prevista, no tienen efectos perjudiciales agudos y retardados en el rendimiento del tenis de trazo. Por lo tanto, se podría sugerir que estos dos métodos de entrenamiento de fuerza que utilizan estos protocolos podrían ser útiles para entrenar la fuerza máxima y explosiva sin disminuir la velocidad de bolas y la precisión y podrían utilizarse antes de una sesión técnica-táctica en corte o fuera de temporada, y en temporada. Agradecimientos Los autores desean expresar nuestro agradecimiento a los jugadores, entrenadores y todo el personal del Equipo Global de Tenis por su colaboración. Referencias 1. Cardoso MA. Entrenamiento de fuerza en jugadores de tenis de élite adultos. Strength Cond J 2005; 27(5):34–41. 2. Kovacs M, Ellenbecker T. Una evaluación de rendimiento del servicio de tenis: implicaciones para la fuerza, velocidad, potencia y entrenamiento de flexibilidad. Strength Cond J 2011; 33(4):22-30. 3. Reid M, Schneiker K. Strength y acondicionamiento en tenis: Investigación y práctica actuales. J Sci Med Sport 2008; 11(3):248–256. pmid: . 4. Genevois C, Frican B, Creveaux T, Hautier C, Rogowski I. Efectos de dos protocolos de entrenamiento en el rendimiento de la unidad delantera en el tenis. J Strength Cond Res 2013; 27(3):677–682. pmid: . 5. Signorile JF, Sandler DJ, Smith WN, Stoutenberg M, Perry AC. Análisis de correlación y modelado de regresión entre pruebas isoquinéticas y rendimiento en cancha en jugadores de tenis adolescentes competitivos. J Strength Cond Res 2005; 19(3):519-526. pmid: . 6. Fernández-Fernández J, Ellenbecker T, Sanz-Rivas D, Ulbricht A, Ferrauti A. Efectos de un programa de 6 semanas de tenis junior acondicionado a velocidad de servicio. J Sport Sci Med 2013; 12(2):232–239. pmid: . 7. Martin C, Kulpa R, Delamarche P, Bideau . Los jugadores de tenis profesionales sirven: correlación entre los impulsos angulares segmentados y la velocidad de la bola. Sport Biomech 2013; 12(1):2–14. pmid: . 8. Ulbricht A, Fernandez-Fernandez J, Mendez-Villanueva A, Ferrauti A. Impacto de las características de la aptitud en el rendimiento del tenis en los jugadores de tenis junior de élite. J Strength Cond Res 2016; 30(4):989–998. . 9. O’Donoghue PG, Ballantyne A. El impacto de la velocidad de servicio en Grand Slam singles tenis. En: Lees A, Khan JF, Maynard IW, editores. Proceedings of the Science and Racket Sports III. Londres: Routledge; 2003. p. 179–184. 10. 10. Landlinger J, Stöggl T, Lindinger S, Wagner H, Müller E. Diferencias en velocidad de bolas y precisión de los saltos de tenis entre elite y los jugadores de alto rendimiento. Eur J Sport Sci 2012; 12(4):301–308. 11. Vergauwen L, Madou B, Behets D. Evaluación auténtica de las hortigas de antemano en jóvenes jugadores de tenis de bajo a nivel intermedio. Med Sci Sports Exerc 2004; 36(12):2099–2106. pmid: . 12. Terraza-Rebollo M, Baiget E, Corbi F, Planas A. Efectos del entrenamiento de fuerza en la velocidad de golpeo en tenistas jóvenes. Rev Int Med Cienc Ac 2017; 17(66):349–366. 13. Escamilla RF, Ionno M, Scott de Mahy M, Fleisig GS, Wilk KE, Yamashiro K, et al. Comparación de tres programas de entrenamiento de 6 semanas de béisbol específicos para lanzar velocidad en jugadores de béisbol de la secundaria. J Strength Cond Res 2012; 26(7):1767-1781. pmid: . 14. Van Den Tillaar R. Efecto de diferentes programas de entrenamiento sobre la velocidad de lanzamiento de sobrearmas: una breve revisión. J Strength Cond Res 2004; 18(2):388–396. pmid: . 15. Ferrauti A, Bastiaens K. Efectos a corto plazo de intervenciones de carga ligera y pesada sobre la velocidad y precisión de servicio en los jóvenes jugadores de tenis de élite. Br J Sports Med 2007; 41(11):750–753. pmid: . 16. Terraza-Rebollo M, Baiget E. Los efectos de la potenciación post-activación en el tenis sirven velocidad y precisión. Int J Sports Physiol Realizar 2020; 15(3):340–345. pmid: . 17. Buckthorpe M, Pain MT, Folland JP. La fatiga central contribuye a las mayores reducciones de la fuerza explosiva que la máxima con fatiga de alta intensidad. Exp Physiol 2014; 99(7):964–973. pmid: . 18. Linnamo V, Häkkinen K, Komi P. fatiga neuromuscular y recuperación en máxima comparación con la carga de fuerza explosiva. Eur J Appl Physiol 1997; 77(1–2):176–181. . 19. Thomas K, Brownstein CG, Dent J, Parker P, Goodall S, Howatson G. fatiga neuromuscular y recuperación después de una fuerte resistencia, salto y entrenamiento de sprint. Med Sci Sports Exerc 2018; 50(12):2526–2535. pmid: . 20. González-Badillo JJ, Rodriguez-Rosell D, Sánchez-Medina L, Gorostiaga EM, Pareja-Blanco F. El entrenamiento de velocidad máxima previsto induce mayores ganancias en el rendimiento de la prensa de banco que el entrenamiento deliberadamente más lento de media velocidad. Eur J Sport Sci 2014; 14(8):772–781. pmid: . 21. do Nascimento MA, Cyrino ES, Nakamura FY, Romanzini M, Cardoso Pianca HJ, et al. Validación de la ecuación Brzycki para la estimación de 1-RM en la prensa de banco. Braz J Sports Med 2007; 13(1):40–42. 22. If you cherished this information and also you want to be given more details about esteroides post ciclo de tratamiento i implore you to stop by our site. Gail S, Künzell S. Reliability of a 5-Repetition Maximum Strength Test in Recreational Athletes. Deut Z Sportmed 2014; 65:314–317. 23. Pialoux V, Genevois C, Capoen A, Forbes SC, Thomas J, Rogowski I. Reproducir vs. entrenamiento aeróbico no juego en tenis: resultados fisiológicos y de rendimiento. PLoS One 2015; 10(3):e . pmid: . 24. Faigenbaum AD, Kraemer WJ, Blimkie CJ, Jeffreys I, Micheli LJ, Nitka M, et al. Formación de resistencia a la juventud: documento de declaración de posición actualizado de la Asociación Nacional de Estrés y Estado. J Strength Cond Res 2009; 23(5Suppl):S60–79. pmid: . 25. Cohen J. Statistical Power Analysis for the Behavioural Science. Hillsdale, NJ: Lawrence Erlbaum, 1988. 26. Agua potable EJ, Lane T, Cannon J. Efecto de un combate agudo de ejercicio plyométrico en fatiga neuromuscular y recuperación en atletas recreativas. J Strength Cond Res 2009; 23(4):1181–1186. pmid: . 27. Walker S, Davis L, Avela J, Häkkinen K. fatiga neuromuscular durante la fuerza máxima dinámica y cargas de resistencia hipertrófica. J Electromyogr Kines 2012; 22: 356–362. pmid: . 28. Freitas TT, Calleja-González J, Alarcón F, Alcaraz PE. Efectos agudos de dos protocolos de entrenamiento de circuitos de resistencia diferentes sobre rendimiento y ejercicio percibido en jugadores de baloncesto semiprofesional. J Strength Cond Res 2016; 30(2):407-414. pmid: . 29. Woolstenhulme MT, Bailey BK, Allsen PE. El salto vertical, el poder anaeróbico y la precisión del tiroteo no se alteran 6 horas después del entrenamiento de fuerza en jugadores de baloncesto femeninos colegiados. J Strength Cond Res 2004; 18 (3):422-425. pmid: . 30. de Salles BF, Simao R, Miranda F, Novaes Jda S, Lemos A, Willardson JM. Intervalo de descanso entre conjuntos en entrenamiento de fuerza. Sport Med 2009; 39(9):765–777. pmid: . 31. Campos GER, Luecke TJ, Wendeln HK, Toma K, Hagerman FC, Murray TF, et al. Adaptaciones musculares en respuesta a tres regímenes diferentes de entrenamiento de resistencia: especificidad de zonas de entrenamiento máximo de repetición. Eur J Appl Physiol 2002; 88(1–2):50–60. pmid: . 32. Sampson JA, Groeller H. ¿Es crítico el fallo de repetición para el desarrollo de la hipertrofia muscular y la fuerza? Scand J Med Sci Spor 2015; 26(4):375–3833. pmid: . 33. Pareja-Blanco F, Rodríguez-Rosell D, Sánchez-Medina L, Sanchis-Moysi J, Dorado C, Mora-Custodio R, et al. Efectos de pérdida de velocidad durante el entrenamiento de resistencia en rendimiento deportivo, aumentos de fuerza y adaptaciones musculares. Escándula J Med Sci Spor 2016; 27(7):724-735. pmid: . 34. Sánchez-Medina L, González-Badillo JJ. Pérdida de la velocidad como indicador de fatiga neuromuscular durante el entrenamiento de resistencia. Med Sci Sports Exerc 2011; 43(4):1725-1734. pmid: . 35. Morán-Navarro R, Pérez CE, Mora-Rodríguez R, de la Cruz-Sánchez E, González-Badillo JJ, Sánchez-Medina L, et al. Curso de tiempo de recuperación después de entrenamiento de resistencia que conduce o no al fracaso. Eur J Appl Physiol 2017; 117(12): 2387–2399. pmid: . 36. Bonnard M, Sirin AV, Oddson L, Thorstensson A. Diferentes estrategias para compensar los efectos de la fatiga revelada por los procesos de adaptación neuromuscular en humanos. Neurosci Lett 1994; 166(1):101-105. 37. Hornery DJ, Farrow d ball píldoras de esteroides, Mujika I, Young W. Perfil fisiológico y de rendimiento integrado del tenis profesional. Br J Sports Med 2007; 41(8):531–536. pmid: . 38. Maquirriain J, Baglione R, Cardey M. Los jugadores de tenis profesionales masculinos mantienen una velocidad constante de servicio y precisión durante largos partidos en canchas de césped. Eur J Sport Sci 2016; 16(7):845-849. pmid: . 39. Ojala T, Häkkinen K. Efectos del torneo de tenis en el rendimiento físico de los jugadores, respuestas hormonales, daño muscular y recuperación. J Sports Sci Med 2013; 12(2):240-248. pmid: . 40. Lyons M, Al-Nakeeb Y, Hankey J, Nevill A. The Effect of Moderate and High-Intensity Fatigue on Groundstroke Accuracy in Expert and Non-Expert Tennis Players. J Sport Sci Med 2013; 12(2):298-308. pmid: . 41. Aune TK, Ingvaldsen RP, Ettema GJC. Efecto de la fatiga física en el control de motores en diferentes niveles de habilidad. Percept Motor Skill 2008; 106(2):371–386. pmid: . 42. Menayo R, Moreno FJ, Fuentes JP, Reina R, Damas J. Relación entre la variabilidad del motor, la precisión y la velocidad de la pelota en el servicio de tenis. J Hum Kinet 2012; 33(1):45–53. pmid: . 43. Etnyre BR. Características precisas del lanzamiento como resultado de un esfuerzo máximo de fuerza. Percept Motor Skill 1998; 86(3):1211–1217. pmid: . 44. Cauraugh J, Gabert T, White J. Tennis sirviendo velocidad y precisión. Percepto de habilidad motor 1990; 70(3):719–22.

Оставьте комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован.